Igualdad de Generos — 18 mayo 2010
Guerreras Andinas Bartolina Sisa

 

Impresionante la historia de esta ignota mujer aymará que combatió a españoles y dirigió el cerco humano a la actual La Paz, de más de 40000 Quechuas y Aymaras.
Artículos difundidos por la red la Araña Feminista Venezuela
Socializados por Socialismo Revolucionario y el
Movimiento de Mujeres por la Igualdad de Genero

 

Guerreras Andinas:
Bartolina Sisa, luchadora Indígena
Bartolina fue una líder aymara que luchó contra la dominación y los atropellos de los españoles en contra de su pueblo. Fue asesinada el 5 de septiembre de 1782 en la Paz, con sólo 26 años de edad, luego de un año de prisión, malos tratos y torturas. El día Internacional de la Mujer Indígena conmemora su muerte.
Bartolina no la fue la única, miles de anónimas mujeres andinas lucharon contra el dominio español. Gregoria Apaza, hermana menor de tupak Katari, Kurusa Llave, viuda de Tomás Katari, Micaela Bastidas, esposa de tupak Amaru, también son famosas por su valentía.
Bartolina era parte de las llamadas Mama T’allas, mujeres con autoridad, querreras y trabajadoras ubicadas al mismo nivel del los hombres, según la filosofía Aymara en donde los opuestos (hombre-mujer) son complementarios y prima el principio del Tinku,o sea de la solidaridad del Ayllu.
Vida de Bartolina Sisa
Se señala su nacimiento en la comunidad de Sullkawi, el 24 de Agosto de 1753.
Su madre, Josefa Vargas le enseñó textilería tradicional. Bartolina viajó mucho con sus padres, que eran comerciantes, por las comunidades andinas. Allí conoció los malos tratos que tenían los españoles especialmente con mujeres y niños, lo que contrastaba con la filosofía andina de reciprocidad y complementariedad de hombres y mujeres. 
Se casó con Tupak Katari, un joven aymara que al igual que tupak Amaru, quechua, lideraron la lucha contra la dominación española.
El objetivo de los ejércitos aymara y quechua era librarse del dominio español y restaurar las naciones originarias (aymara y quechua).
Bartolina conoce a tupak Amaru y su esposa, Micaela Bastidas (quechua-afro) en Tungasuca.
Bartolina Sisa y Micaela Bastidas, famosas por su valentía lucharon por la liberación de los pueblos aymara, quechua y descendientes de los esclavos negros.

Bartolina Sissa ingresó al ejército Aymara de Liberación, liderado por tupak Katari, a los 25 años. Este ejército inicia su lucha en febrero de 1781, luego de una gran labor de coordinación y organización con el grupo de quechuas liderados por tupak Amaru.
Tupak Katari lidera a los y las guerreras andinas reivindicando la Sociedad Comunitaria de Ayllus frente al sistema esclavista de las haciendas, obrajes y minas españolas. Katari plantea el restablecimiento de la Nación Andina Comunaria frente al sistema occidental de opresión, genocidio, ecocidio y etnocidio.
Armas de la rebelón: piedras
Miles de mujeres y hombres aymaras rodean Puno y luego se retiran. Las tropas españolas a mando de Jose Pinedo atacan con cañones, armas y pólvora a los Aymaras y Quechuas que combaten sólo con piedras. Sin embargo, las piedras le ganan a las balas, y el poderío militar español cae frente a la arremetida indígena.
Bartolina, compañera de Tupak Katari organiza a las mujeres quienes demuestran su valor y trabajo infatigable. Esto trajo una gran represión por parte del cura de Viacha quien exige que se elimine a la población indígena considerada “peligrosa”, en 1781. El resultado fue la masacre de Viacha, en donde niños y mujeres fueron asesinados.
La guerrilla andina de Tupak Katari llega hasta Ventilla para enfrentar el a Segurola: miles de aymaras esclavizados se levantan contra los dominadores europeos y se sublevan. Toda la provincia de Omasuyos, gran ayllu andino, se declara territorio libre.
En Ventilla se registra ya la intervención de Bartolina Sisa en la comandancia conjunta de hombres y mujeres a la usanza Aymara.
Muralla humana rodea la ciudad de La Paz
En marzo, 40.000 Aymaras y Quechuas se reúnen para iniciar el cerco a Chuquiago (La Paz). Se trata de un cerco humano, que deja asombrados a los habitantes españoles de la ciudad.
El 21 de mayo, Bartolina Sisa asume la dirección del ejército de katari, luego del alejamiento de este lider. Su misión es custodiar el cerco a Chuquiago. Los españoles envían 300 hombres a capturar a Bartolina.
Ella dirige el ataque, en el que las mujeres lucharon codo a codo al lado de los hombres, y logra reprimir las fuerzas españolas que pretendían su captura y derrota.
El increíble cerco humano protagonizado por hombres y mujeres indígenas, duró 109 días, con las consecuencias de falta de alimentos y desabastecimiento que ello provocó en los habitantes de La Paz.
Captura de Bartolina

En julio de 1781, los españoles recibieron refuerzos desde Charkas. Este ataque obliga a Tupak Katari a replegarse y Bartolina Sisa es capturada. Mientras la Virreina (también llamada así) Bartolina Sisa, se dirige al campamento del Alto Pampajasi, sus compañeros la traicionan, y tras una emboscada concertada la entregan como prisionera de guerra. Es conducida a La Paz, en donde es recibida con una lluvia de piedras.
En terreno español, Bartolina es torturada pero se la mantiene con vida para usarla como una trampa para capturar a su esposo Katari. El 5 de octubre, sacan a Bartolina de su prisión y la colocan a pocos pasos del cerco humano, sin embargo, Katari envía a dos mensajeros que logran entregar alimentos, coca y oro a la cautiva.
El 12 de octubre, los Kataristas intentan inundar la ciudad desbordando la represa a orillas del cerro Achachicala, pero no obtienen el resultado esperado.
Volveré y seré millones

Pronto Tupak Katari es atacado por dos ejércitos, el de Reseguín y el de Segurola. Katari ordena la retirada hasta Peñas donde se encuentra con Miguel Bastidas, quien ya había desertado. Tomas Inkalipe, delata a Katari y facilita su aprehensión. El líder es conducido hasta Achachicala, rapado, coronado con una gorra de espinas y clavos, es paseado y expuesto para burlas. El 14 de noviembre de 1781 es masacrado. Amarrado a las sinchas de 4 caballos que lo descuartizarí an, grita:
“Solamente a mí me matan, volveré y seré millones….” 

Después de arrancarle la lengua, los españoles lo descuartizan. 

Un año mas tarde, el 5 de septiembre de 1782 Bartolina Sisa y Gregoria Apaza son llevadas desnudas a las calles de Chuquiago (La Paz) ambas son torturadas y atadas a la cola de un caballo con una soga al cuello y una corona de espinas. Para callar los gemidos de Bartolina los españoles le cortan los pechos. La arrastran por la plaza y le arrancan la lengua. Luego de morir en la horca, es descuartizada y su cabeza clavada en un palo y llevada a los ayllus y caminos testigos de su lucha, hasta dejarla en Jayujayu-Marka, hoy provincia Aroma del departamento de La Paz. No conformes con ello, sus enemigos envían sus extremidades a Tinta-Marka, una comunidad situada en la actual república del Perú.
Fuente: Sitio web Katari Uta:

Related Articles

Share

About Author

admin

(0) Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>